La vacuna contra la Hepatitis B

By 8 agosto, 2014enero 5th, 2017Actualidad, Salud

Todos hemos oído hablar sobre la Hepatitis B, pero ¿sabes qué riesgos conlleva? ¿Eres consciente de la importancia de prevenirla? En Club Salud queremos acercarte un poco más a esta enfermedad viral que, hoy, constituye un importante problema de salud a nivel mundial.

La afección más común de este virus es la inflamación del hígado que, cuando llega a la fase crónica, puede presentar complicaciones con la aparición de cirrosis y cáncer de hígado. El virus de la hepatitis B se transmite a través del contacto con la sangre y otros fluidos corporales. Otra posibilidad es que la madre infectada la transmita, a su hijo en gestación, durante el embarazo.

La infección por el virus de la hepatitis B puede ser sintomática o asintomática, es decir, sin síntomas. Esta última es la manifestación más común, especialmente en niños. Aún así, los síntomas precoces más frecuentes son: decaimiento general o fatiga extrema, dolores musculares, náuseas y vómitos, coloración amarillenta de la piel y los ojos (ictericia), fiebre y oscurecimiento de la orina.

La vacuna contra la hepatitis B se llama HepB, en su forma abreviada, y es el principal pilar de prevención de esta enfermedad. Se debe vacunar a todos los niños y adolescentes menores de 18 años que no hayan sido vacunados con anterioridad. La primera serie se compone de una dosis inicial seguida de otras dos o tres que, en su totalidad, ayudarán a generar anticuerpos que alcanzarán niveles de protección –frente al virus- superiores al 95% en lactantes, niños y adultos jóvenes. La defensa será efectiva durante los siguientes 20 años e, incluso, puede llegar a durar el resto de la vida; por eso, esta vacuna tiene un notable historial de seguridad y eficacia.

¿Cómo funciona la vacuna? Como cualquier otra, se compone de pequeños fragmentos del virus que se encuentra debilitado. Tras administrar la vacuna, las defensas de nuestro cuerpo aprenden del virus: cómo enfrentarlo, cuáles son sus puntos débiles y cómo destruirlo y, en definitiva, cómo proteger al cuerpo de futuras agresiones del mismo. La HepB no tiene efectos secundarios, aunque tras su administración el paciente puede experimentar dolor o enrojecimiento en el área donde se inyectó la vacuna.

El 28 de julio de cada año, la OMS conmemora el Día Mundial contra la Hepatitis con el fin de acrecentar la sensibilización y el conocimiento de la hepatitis viral. Como, por ejemplo, que la HepB no protege contra otros tipos de hepatitis.

En Club Salud 24h te recomendamos tener especial cuidado en su prevención y seguimiento. Y, si tienes alguna duda, ¡visítanos! Estamos a tu disposición.

Deja una respuesta