Verdades y mentiras sobre el embarazo (Parte 1)

By 17 febrero, 2014enero 9th, 2017Consejos / Tratamientos

El periodo de gestación de nuestro bebé es una de las etapas más felices de una mujer, aunque esa felicidad vaya acompañada de ciertas “taras embarazosas” que, a menudo, se convierten en mitos o tópicos que pueden llegar a confundir a las futuras mamás. En Club Salud vamos a hablar, a través de nuestros próximos dos artículos, de las “verdades y mentiras universales” asociadas a este feliz estado de la mujer. ¡Vamos allá!

¿Es cierto que el embarazo dura nueve meses?

¡Sorpresa! En realidad, un embarazo dura unas 40 semanas y el parto se da, con frecuencia, entre la semana 37 y 42, dependiendo del momento de la fecundación, los cambios hormonales, el estado de la placenta o el estado físico de la madre. Nueve meses es, básicamente, un redondeo.

¿Es cierto el dicho “hay que comer por dos”?

No, durante este periodo no tiene que incrementarse ni el número de comidas diarias, ni la cantidad que consumimos. Debemos tener presente que es una cuestión de calidad y no de cantidad. Durante el embarazo, más que nunca, la futura mamá necesita llevar una dieta sana y equilibrada.

¿Es cierto que comer pescado, al final del embarazo, aumenta el tamaño del bebé?

Sorprendentemente, hay estudios recientes que han dado resultados de lo más curiosos. Uno de estos confirma que, gracias a los ácidos grasos Omega 3, que contribuyen a aumentar el flujo sanguíneo hacia la placenta,  el feto recibe una mayor cantidad de los alimentos que ingiere la madre y, por lo tanto, consigue un mayor crecimiento durante el periodo de gestación.

¿Es cierto que durante el embarazo hay que evitar ciertos alimentos?

Verdad. La cafeína debe consumirse con moderación. Pescados como el tiburón, el pez espada, el atún rojo y el lucio, por sus altos niveles de mercurio, implican un riesgo tanto durante el embarazo como en la lactancia. También es aconsejable controlar el consumo de carne cruda o poco hecha, debido a la posible presencia del parásito de la toxoplasmosis que puede provocar serios problemas al feto, y el hecho de que pueda ser portadora de la bacteria de la listerosis. La única forma de eliminar estos agentes patógenos es mediante la cocción, a más de 66º, o el frío. Las hamburguesas, o embutidos como el chorizo o el jamón serrano, deben ser congeladas o, de otro modo, eliminadas de la dieta. Tampoco se debe consumir leche sin pasteurizar o derivados lácteos elaborados con leche cruda como quesos frescos, brie, camembert, roquefort o feta.

¿Es cierto que es bueno tomar chocolate?

Ya podéis celebrarlo, porque es verdad. Un estudio inglés demostró que la embarazada que toma chocolate dará a luz niños más activos, felices y sonrientes. ¿Por qué? Resulta que el bebé recibe en el útero la sensación de placer que provocan los productos químicos contenidos en alimentos como el chocolate.

¡Atentas al post de este viernes, porque tenemos muchas más verdades y mentiras que contarte sobre el embarazo!

Deja una respuesta