Valencia en Fallas, cuidado con los excesos

Con un tiempo muy prometedor de cara a la semana que viene, los nervios de las falleras y falleros, y las casi 800 fallas iniciando los preparativos para la “plantá”, estas fiestas prometen mucho. Pronto veremos puestos ambulantes con los típicos tentempiés, mientras en se mezcla el olor a chocolate caliente, a buñuelo de calabaza y churro, en sus muchas variedades, con el de la pólvora. Y es que, en estas fechas, las calles se llenan de alegría y tentaciones.

Y como es habitual, nos olvidamos del debido descanso, de que los ruidos molestan y, cómo no, de la dieta. Porque las Fallas son una de las grandes celebraciones de Valencia, pero con la excusa nos excedemos en emoción y en todo lo demás.

Empezando por la comida: que si unas tapitas, acompañadas de una cervecita, luego vienen unos churros con chocolate, y no pueden faltar los típicos buñuelos de calabaza. Después, por supuesto, se come paella y una ‘torrá’. Si vas a apuntarte a todo, por lo menos, toma nota y descubre a qué te expones esta semana de Fallas.

Los buñuelos de calabaza son como los churros: frituras. En los puestos ambulantes, además, al usar continuamente el mismo aceite, aumenta el peligro. La explicación es simple: los lípidos (grasas) procedentes de aceites y grasas comestibles sufren termodegradación cuando se someten a altas temperaturas, lo que afecta a la calidad del alimento y, en algunos casos, con la reutilización de estos aceites, se generan sustancias tóxicas para el organismo, con presumible potencial cancerígeno.

Se recomienda contrarrestar su consumo con una ingesta rica en antioxidantes, unos nutrientes que podemos obtener del ajo, el pimiento, la soja, los frutos secos, y también lo encontraremos en el vino tinto y en frutas como la frambuesa, la fresa, la cereza, los arándanos, la naranja, los kiwis, y muchos más alimentos.

Por otro lado, el chocolate es otro antioxidante, además de tener efecto antidepresivo y ser fuente de energía. No obstante, presenta un alto contenido en grasas y carbohidratos, y en cantidades considerables produce migraña y, si no es del tipo amargo, reduce la capacidad de absorción del cuerpo, haciendo que la persona engorde mucho más rápido de lo que habitúa. Recomendamos apostar por el chocolate que contiene más del 70% cacao que de leche: sigue siendo dulce y mantiene todos los beneficios del cacao.

En cuanto al resto de “caprichos” gastronómicos, hay que aplicar la regla: “todo es bueno, en su justa medida”. Sólo hay que recordar que las medidas no son iguales para todas las comidas y tipos de alimentos. Si lo tienes claro, ¡sólo queda disfrutar de estas Fallas 2015!

Deja una respuesta