Todo lo que debes saber sobre la vulvovaginitis

By 26 noviembre, 2014enero 9th, 2017Consejos / Tratamientos

Rara vez la llamamos por su nombre, pero la inflamación de la vagina es una afección muy común que puede afectar a mujeres de todas las edades. En nuestra farmacia de Club Salud, con frecuencia, hemos recibido casos de inflamación o infección de la vulva y la vagina, y para resolver todas sus dudas hoy, el tema del día será la vulvovaginitis.

El origen de esta afección es muy variado: bacterias, hongos levaduriformes, virus y otros parásitos; algunas enfermedades de transmisión sexual (ITS); sustancias químicas que se encuentran en baños de espuma, jabones y perfumes; factores ambientales (por ejemplo, en entornos húmedos); mala higiene; e incluso alérgenos. En caso de bacterias, las causas más frecuentes son: la candidiasis vaginal, en la que los antibióticos destruyen las bacterias antimicóticas de la vagina facilitando la proliferación de los hongos; o la vaginosis bacteriana. En caso de contraer una ITS como la vaginitis por Trichomonas, el microorganismo que causa la gonorrea, también es frecuente el diagnóstico de vulvovaginitis.

Esta enfermedad también afecta a las niñas, especialmente a las de edades previas a la pubertad. Por lo general, se considera de origen inespecífico, aunque guarda relación con la falta de higiene genital y, en casos muy concretos, con las relaciones prematuras.

Los síntomas habituales son: irritación y picazón en el área genital, inflamación, irritación o enrojecimiento de los labios mayores, menores o zona perineal, flujo vaginal irregular o decolorado, mal olor o molestias al orinar. Podrá confirmar el diagnóstico con la evaluación microscópica de una muestra.

En cuanto al tratamiento, depende de lo que esté causando la infección. El mejor remedio es una limpieza apropiada que reduzca la irritación, y éste se complementará con: antibióticos por vía oral o aplicados a la piel; crema antiomicótica, antibacteriana o cortisona; antihistamínicos, si la irritación provoca o se debe a una reacción alérgica; y/o crema de estrógenos, en caso de que la inflamación o picazón se deban a bajos niveles de los mismos.

En Club Salud preferimos la prevención antes que la cura, por eso, para evitar contraer la afección es bueno airear la zona genital. Entre tus aliados cuentas con la la ropa holgada y la ropa interior de algodón, en lugar de nylon, lo que disminuye el flujo de aire y disminuye la humedad. Huye de la mediapantalón y duerme con ropa interior. Sobra decir que es convenientes asear, aunque tampoco en exceso, el área genital. Si tienes alguna duda, no lo dudes, ¡consúltanos!

Deja una respuesta