Tiroides: hipotiroidismo e hipertiroidismo

By 19 enero, 2015enero 9th, 2017Salud

Su peso no supera los 30 gramos, pero su influencia en nuestra salud puede ser muy importante. Hablamos de la glándula tiroides (situada en el cuello justo por debajo de la nuez), una glándula endocrina que a través de la secreción de sus hormonas participa en prácticamente todas las funciones básicas de nuestro organismo.

  • Regula el metabolismo y la temperatura corporal.
  • Es necesaria para el crecimiento.
  • El sistema nervioso necesita de ella para su correcto desarrollo.
  • Regula la asimilación de los diferentes nutrientes.
  • Es fundamental para regular el ritmo cardiaco y el desarrollo de la piel.

Sin embargo, esta elevada influencia sobre nuestra salud suele ser desconocida por la mayoría de personas. De hecho, hay muchas enfermedades cuyo origen se encuentra en alguna afección de la tiroides y no lo asociamos con ello. Hoy, en nuestro Club Saludable te lo contamos todo sobre la tiroides y los problemas que de ella suelen derivarse.

tiroides-hipotiroidismo-e-hipertiroidismo-

Las hormonas tiroideas controlan el ritmo de muchas actividades del cuerpo, las cuales incluyen la velocidad con la que se queman calorías y cuán rápido late el corazón. Todas éstas componen el metabolismo del cuerpo.

¿Y qué necesita la tiroides para segregar sus hormonas? Yodo. Dichas hormonas equilibran el metabolismo– la velocidad a la que se consume la energía proveniente de los alimentos- y ayudan al organismo a quemar el exceso de grasa regulando eficazmente el nivel energético.

La tiroides desempeña un amplio abanico de funciones, entre otras, el control del peso, del ritmo cardíaco y del nivel de colesterol en la sangre, así como el mantenimiento de la fortaleza muscular y del estado de la piel. Una tiroides sana es básica para gozar de un bienestar general.

¿Qué puede fallar en la tiroides?

– Hipotiroidismo. Es el trastorno más común que se produce por una baja actividad de dicha glándula, por el que la tiroides no llega a producir las hormonas necesarias debido a una insuficiente ingesta de yodo. Puede pasar desapercibida, al dar síntomas inespecíficos y desarrollarse lentamente, por lo cual el enfermo no advierte esos cambios hasta que está muy avanzada. Por ello, el hipotiroidismo puede permanecer años sin ser diagnosticado.

– Hipertiroidismo. Es menos frecuente que el hipotiroidismo y se produce cuando la glándula tiroides segrega demasiadas hormonas. También es conocido como Enfermedad de Graves o Bocio tóxico difuso. Es más común en las mujeres de entre 30 y 40 años de edad y sus principales síntomas suelen ser: trastorno del sueño (insomnio), debilidad muscular, temblores, palpitaciones, irregularidad en la menstruación, intolerancia al calor, etc.

Existen otros trastornos de la tiroides pero no son muy frecuentes. Entre ellos se incluyen enfermedades congénitas, infecciones, quistes, y tumores benignos o malignos.

 

Deja una respuesta