Niños y coronavirus. ¿Cómo proteger su salud?

Niños y coronavirus. ¿Cómo proteger su salud?

Si hay algo que ha dejado patente el coronavirus es su elevada incidencia en determinados sectores de la población, como son los mayores de 60 años y las personas con patologías previas. Sin embargo, en el caso de los niños la incidencia del COVID-19 es notablemente menor; según los últimos datos de Sanidad, solo hay un 0,5% de niñ@s de entre 0 y 9 años hospitalizados por coronavirus.

Sin embargo, esto no quiere decir que los niños sean inmunes a la enfermedad, ni por supuesto, que no se deban tomar medidas de prevención para protegerles de un posible contagio. Es más, al igual que muchos otros virus respiratorios, no se descarta que los niños jueguen un papel importante en la transmisión del coronavirus.

Entonces, ¿qué medidas se deben tomar para cuidar la salud de los niños frente al virus?, ¿cómo les afecta? Como profesionales sanitarios, y frente a las dudas y las falsas informaciones que cada día nos invaden en medios de información, mensajes en grupos de WhasApp, redes sociales, etc., queremos dar respuesta a algunas de las más importantes para que tengas a tu alcance la información importante y puedas afrontar la situación con total tranquilidad y seguridad.

¿Los niños se contagian?

Sí, igual que los adultos. Sin embargo, es cierto que en la población infantil todavía se está estudiando el porqué y es mucho menos frecuente que en personas adultas. Aproximadamente un 1% o un 2% de los niños se contagian, y en general, los síntomas que presentan son mucho más leves, similares a los de una gripe común con pocos días de curación. Aún con estos datos tranquilizadores, sí existe riesgo de contagio, por lo que tanto niños como adultos debemos seguir las mismas pautas preventivas.

¿Cuáles son los síntomas del coronavirus en niños?

Los síntomas son muy parecidos a los que puede presentar un adulto; pero como ya hemos dicho, la gravedad será en la mayoría de casos menor, e incluso es posible que en muchos casos sean tan leves que ni los padres se den cuenta.

  • Fiebre (no siempre).
  • Tos y dificultad para respirar (muy poco común)
  • Síntomas gastrointestinales (diarrea o vómitos)
  • Cansancio o fatiga.

Aquí es importante recordar que el hecho de que un niño tenga fiebre y tos, no quiere decir que se haya contagiado de coronavirus; de hecho, existen muchísimos otras afecciones que causan el mismo cuadro sintomatológico. Si tienes dudas, consulta con un sanitario o con tu pediatra de confianza.

¿Qué hacer si tu hijo/a tiene síntomas?

Las pautas que debes seguir son las mismas que tomarías ante cualquier otro virus o infección de mismas características o síntomas. Si el niño mantiene su estado general estable, está animado y come bien, puedes estar tranquilo.

Si presenta fiebre, puedes darle paracetamol (siempre y cuando se lo hayas dado previamente y sepas que le va bien, o cualquier otro que en tu caso sea apto o prescrito por su pediatra). Si tienes dudas, lo mejor es que consultes siempre con un especialista o médico infantil. Lo importante es mantener la calma y confiar siempre en los profesionales.

¿Cómo prevenir el contagio?

De la misma forma que en el caso de los adultos: lavarle las manos con frecuencia (antes y después de comer, antes y después de ir al baño, si están en contacto con mascotas, varias veces a lo largo del día, si juegan en el suelo sobre todo, si notas que están sucias…), evitar que se toquen la boca, la nariz y los ojos con las manos, evitar el contacto con personas posiblemente contagiadas por coronavirus, mantener la distancia de seguridad entre personas y otros niños, no salir a la calle si no es necesario, alimentarles bien y cubrir todas sus necesidades nutricionales para que su sistema inmunitario esté fuerte, entre otras.

¿Qué hacer con ellos en casa?

Si el confinamiento puede ser difícil para un adulto, para un niño también lo es. En el caso de los niños, el hecho de no salir a jugar a la calle, no ir al colegio y estar expuestos a la televisión y a un uso excesivo de aparatos tecnológicos, etc. puede ser en muchos casos peligroso.

Por ello, los pediatras recomiendan: explicarles la situación con naturalidad, calma y claridad para que lo entiendan y lo normalicen, ser comprensivos y pacientes con ellos, programar actividades y juegos que les motiven, seguir en la medida de lo posible sus horarios del colegio y ratos de descanso, comidas, etc.

Desde Club Salud 24 horas sabemos que esta situación es difícil y puede generar muchas dudas. Por eso, queremos recordarte que estamos cerca de ti, siempre que lo necesites y queremos ayudarte a que puedas sobrellevarlo de la mejor manera posible. Quédate en casa, pero ten la tranquilidad de que puedes contar con nosotros siempre que lo necesites; nuestras farmacias en Valencia están abiertas las 24 horas del día.

Deja una respuesta