Los mitos más comunes sobre la leche

By 25 junio, 2014junio 26th, 2014Nutrición y dietética

En el desayuno, en la merienda, en los postres, en el “¿nos tomamos algo?”, antes de acostarnos… La leche está presente en muchos momentos de nuestra vida. De consumo diario, este nutritivo alimento ha generado muchos falsos mitos que en Club Salud queremos destapar. Por eso, el tema de hoy es la leche y todas esas preguntas que giran en torno a ella.

El primer mito a destapar es el falso dicho de que la leche y sus derivados sólo son necesarios en la infancia. Los nutrientes esenciales aportados por la leche, al igual que el yogur y los quesos, se requieren en cada etapa biológica y no deben dejar de incluirse, ¡de ninguna manera! Especialmente porque es una importante fuente de calcio, muy necesaria para mantener los huesos fuertes.

Para aquellos que no les gusta la leche como tal, existen productos como la leche con cacao que, a pesar de la creencia general de que no tiene el mismo valor nutritivo que la leche blanca, sí lo hace, ya que el cacao no perjudica el aprovechamiento de calcio, en todo caso, puede aumentar el aporte calórico pero sin disminuir el nutricional.

Del mismo modo, la leche en polvo mantiene las propiedades de la leche líquida ya que se obtiene mediante la deshidratación de la leche fluida pasteurizada. Un proceso que se lleva a cabo en torres especiales en donde el agua que contiene la leche se evapora, obteniendo un polvo que conserva las propiedades naturales.

Siguiendo con más mitos sobre la leche, se dice que ésta no sirve como medio de hidratación. Esto es falso, ya que es un alimento con alto porcentaje de agua (y el caso de la leche en polvo se le añade) y, además, es muy eficaz para regular la hidratación. De hecho, los deportistas lo usan con este fin para, al mismo tiempo, aprovechar su aportación de calcio para fortalecer la masa ósea.

Ahora bien, ¿leche entera tiene el mismo calcio que la desnatada? Sí, ambas aportan la misma cantidad de calcio y contenido mineral, y en algunos casos las descremadas tiene un pequeño porcentaje más alto de calcio que la entera. La diferencia esencial es la aportación de grasas. Lo que sí es cierto es que la leche de soja no tiene las mismas propiedades que la leche de vaca, ya que ésta primera carece de algunos nutrientes de la segunda y hasta puede interferir en la absorción de hierro y zinc.

Por supuesto, existen otras ideas erróneas en torno a la leche, como la de la necesidad de hervirla antes de consumirla. Sí sería necesario si se compra cruda, pero en la actualidad todas vienen pasteurizadas con lo que, esta necesidad, se ha eliminado.

Es cierto que, en ocasiones, nuestra capacidad de asimilación de este producto es específica y puede tener contraindicaciones. En este caso, te recomendamos que preguntas en la farmacia y busques el producto adecuado para ti, ya sea leches especiales o medicamentos que contrarresten los efectos adversos que nos produzca. Lo importante es estar informado y no caer en afirmaciones generales y que promueven falsas creencias. ¡Infórmate!

Deja una respuesta