Las calorías y su equivalencia alimentaria

Cuando pensamos en una dieta, a menudo, nos ceñimos a las calorías. “Esto no que tiene muchas calorías”, “tengo que consumir tantas calorías al día, ¡no más!”, “¡ui, qué poquitas calorías tiene este snack! Así que me como tres”, etc. Seguramente a algunos les sorprenda descubrir que una dieta no se basa sólo en las calorías, de hecho, las calorías es lo que menos importa. En Club Salud vamos a demostrar que no todas las calorías son iguales.

Cuando calculamos la cantidad de energía que nos aportan los alimentos, tenemos que prestar atención al origen de la misma. Por ejemplo, un yogur tiene las mismas calorías que un bombón relleno; sin embargo, el yogur tiene un efecto saciante por su alto contenido en proteínas y proporciona agua, vitaminas y minerales, mientras que el bombón es, en su mayoría, azúcar y grasas y no aporta nutrientes de calidad.

las-calorias-y-su-equivalencia-alimentaria.

Como hemos dicho: “no todas las calorías son iguales”. Esto es lo que llamamos la equivalencia calórica, es decir, alimentos con la misma cantidad de calorías que, por otro lado, pueden mostrar valores nutricionales muy distintos. Es el caso de una galleta oreo, un producto que deberíamos incluir en nuestro pasado artículo “Control de alimentos que causan adicción”, que no aporta más que hidratos y grasas a nuestro organismo.

las-calorias-y-su-equivalencia-alimentaria-

Aunque la galleta está muy rica, sorprendentemente, aporta las mismas calorías que una zanahoria grande. No obstante, una zanahoria incluye fibra, carótenos para ponerse moreno y calcio, además de llenarnos mucho más rápido que la famosa galleta.

Por otro lado, seguro que será todo un descubrimiento averiguar que tres mandarinas de tamaño grande, con todos sus minerales, antioxidantes y fuente de vitamina C, agua y fibra, tienen tantas calorías como una porción de pizza. Este último es rico en hidratos y proteínas, energía para el cuerpo, y puede contener fibra, pero se caracteriza por un alto contenido en grasas. Si tenemos en cuenta que las grasas no calman el hambre, ni matan la gula, como lo hacen las proteínas y la fibra; y que la grasa puede almacenarse por siempre jamás, mientras que las proteínas ni siquiera se depositan en nuestro cuerpo: ¡ya tenemos ganador!

las-calorias-y-su-equivalencia-alimentaria_

Cuida tu línea comiendo las calorías adecuadas. Si lo necesitas, visita tu farmacia en busca de  complementos alimenticios. En Club Salud estaremos encantados de aconsejarte. Incluso, te recomendamos que eches un vistazo a nuestras promociones, con las que obtener mejores resultados por menos.

Deja una respuesta