¿La tercera edad es incompatible con el ejercicio físico?

¿Quién dijo que, a partir de los 50 años, el deporte no puede tener cabida en nuestro día a día? Nada más lejos de la realidad, el ejercicio físico no entiende de edad, ni de condiciones físicas; solo hay que encontrar aquella actividad que mejor se adapte a cada persona, edad, estado físico y anímico, necesidades concretas según patologías, etc. Hoy, en nuestro Club Saludable, te traemos una pequeña guía de prácticas deportivas que más convienen a las personas mayores. ¡Porque hay que moverse siempre, y sin excusas! 

Como hemos dicho, la edad no debe ser un obstáculo para practicar deporte; y de hecho, cuanto más tiempo y esfuerzo inviertan en conservar y aumentar su capacidad de movimiento, más disfrutarán de una mayor independencia y vida social.

Gracias a la realización de ejercicio durante la tercera edad podemos obtener muchos beneficios en una amplia variedad de partes del cuerpo, tales como:

  • Aumenta la sensación de bienestar general.
  • Controla el peso del cuerpo.
  • Rebaja la grasa corporal.
  • Reduce el riesgo de poder desarrollar diversas patologías como: alteraciones cardíacas, hipertensión.
  • Disminuye el estrés y el insomnio.
  • Mejora la salud física y psicológica de forma general.
  • Fortalece el concepto de autoestima, y de la imagen corporal.
  • Ayudar a controlar el nivel de lípidos, azúcar en sangre, etc.

Y ahora bien, ¿cómo sabemos qué deporte es mejor para las personas mayores? De manera genérica, y por el tipo de patologías o problemas físicos que suelen presentar las personas mayores, los más convenientes son:

  • Caminar.
  • Montar en bicicleta al aire libre.
  • Bailar.
  • Natación.
  • Yoga y Taichi.
  • Gimnasia aeróbica de bajo impacto.
  • Aquafitness (gimnasia en el agua).

Aún así, es importante que antes de iniciar una actividad concreta, y sobre todo si existe riesgo de padecer dolores, lesiones o molestias, es recomendable consultar con un médico o especialista que te aconseje qué práctica deportiva es mejor en cada caso.

Además, es bueno saber que gran parte de estos efectos beneficiosos se consigue con una práctica regular de ejercicio físico, volviendo al estado anterior cuando se deja de realizarlos.

 

Deja una respuesta