La tecnología avanza también en la paternidad: ecografías 3D y 4D

By 20 mayo, 2015enero 9th, 2017Actualidad

La tecnología no solo ha avanzado en favor de la industria, la comunicación, la ciencia o el arte; también lo hace en favor de algo tan esencial como la paternidad; hoy en día, los futuros padres pueden encontrarse “cara a cara” con su bebé antes de nacer. Hoy, Club Salud te ayuda a conocer más de cerca y a diferenciar entre las ecografías 3D y 4D, porque aunque guardan ciertas similitudes, sus prestaciones y beneficios son distintos.

A grandes rasgos, una ecografía 3D sería una imagen en tres dimensiones y en tiempo real del feto, obtenida por ultrasonidos; la ecografía 4D es casi lo mismo, pero en versión audiovisual, un video del interior del vientre materno que proporciona, además una imagen de mejor calidad y mucho más fiel a la realidad. Esta última modalidad proporciona la oportunidad de ver si el feto se mueve, se estira, sonríe o abre y cierra la boca. Y entre otras, es útil para advertir con detalle el labio leporino, fisuras palatinas y otras posibles imperfecciones de la piel del bebé.

Muchas parejas se preguntan cosas como “cuándo es el mejor momento para hacerla” o “qué precio tiene”. La más difícil de responder , ¿cuánto cuestan las ecografías tridimensionales, sean estáticas o en video? Aunque, con frecuencia, las clínicas presentan atractivas ofertas y descuentos por esta clase de servicio, su coste oscila entre los 100 y los 150€. No obstante, puedes encontrar clínicas que, por el coste de una sesión, realizan varias revisiones hasta que consiguen una buena calidad de imagen del feto. Si lo deseas, nuestros expertos pueden recomendarte alguna en concreto.

Aprovecha los avances de la tecnología para despedirte de las borrosas ecografías 2D, las imágenes planas y en blanco y negro, las confusiones sobre el sexo, etc. Las ecografías 3D y 4D llegan para ayudar a resolver todo tipo de incógnita. Eso sí, siempre y cuando los padres quieran desvelarlas.

Aunque para Tatiana, una embarazada ciega, poder revelar la incógnita de cómo era su bebé fisicamente fue un enorme regalo. Pero, claro, ¿cómo puede un invidente ver lo que se refleja en una pantalla? Para ellos, la marca de pañales Huggies creó una réplica tridimensional, gracias a la impresión 3D, de la ecografía de Murilo, el hijo de Tatiana. Una acción que compartieron con el hashtag #countingthedays (“contando los días”) y nos pareció entrañable, sobre todo cuando, por primera vez, la mamá aún embarazada descubrió a su hijo. ¡Conoce la historia completa aquí!

Deja una respuesta