La próxima Navidad evita las comidas que provocan acidez

Ya ha pasado la Navidad y, una vez más, nos hemos dicho ¡“esto me pasa por comer tanto”! Sí, después de grandes comidas nos visita la acidez estomacal. Pero, a veces, no es tanto la cantidad de comida, que también, como lo que comemos, pues algunos alimentos provocan su aparición.

A continuación, te presentamos los ingredientes de tus comidas navideñas que, probablemente, favorecieron que la sufrieras el día después. ¡Toma nota!

– El café. A menudo, nos dicen que hay que moderar su consumo por cuestiones de tensión arterial. Sin embargo, este producto consumido en el desayuno, el almuerzo, el postre o la sobremesa, es uno de los mayores generadores de acidez estomacal.

– El alcohol. Muy propio de las fechas navideñas, además de resaca, nos trae la desagradable sensación acidulada.

– Comidas copiosas, especialmente si las realizamos dos o tres horas antes de irse a la cama. Como se suele decir: “Desayuna como un rey, come como un príncipe y cena como un pobre”; esto te servirá para recordar que debes controlar las cantidades que ingieres.

– Algunos postres. Los pasteles, por ejemplo, suelen provocar acidez ya que contienen altos niveles de grasa que la desencadenan. Y lo mismo se puede decir del chocolate, que contiene un compuesto conocido como teobromina, el cual hace que los músculos esofágicos se relajen y permitan pasar el ácido hasta el esófago. ¡Dulce tentación un día, y una mala pasada al siguiente!

– Alimentos picantes. También las comidas con demasiados condimentos, las frutas cítricas como las naranjas, los limones, los kiwis, etc. No se trata de evitarlas, sino de moderar su consumo: con una pieza está bien.

– Y para sorpresa de los lectores, el té que al igual que el café, tiene un alto contenido de cafeína -más conocido en este caso como teína-, favoreciendo el reflujo.

– El tomate, es la base de muchos alimentos, pero contiene un alto porcentaje de ácido. Asimismo, el brócoli, a pesar de sus muchos beneficios, provoca acidez, indigestión, gases y, como consecuencia, malestar estomacal. ¡Seguro que a muchos niños les gustaría saber esto para eliminarlos de su dieta!

¡Pero cuidado! Desde Club Salud insistimos: Todos estos alimentos no han de ser eliminados de tu dieta, pero te aconsejamos: dejar pasar un periodo de tiempo entre una ingesta y otra. El plazo ideal son 28 días, en los que el organismo empieza a notar los cambios de manera progresiva. No obstante, bastaría no mezclarlos para conseguir evitar el reflujo.

Al final, el secreto es tratar de variar los alimentos que comemos todo lo que se pueda. De esta forma la combinación de unos y de otros, paliarán los efectos. ¡Pruébalo!

Un comentario

  • Lauuuu dice:

    Ufff madre mía, menudas navidades he pasado. Me apunto todo esto para las próximas vacaciones.

    Lo del Té me ha sorprendido muchísimo, yo me tomo 3 o 4 tazas al día, ¿tal vez debería frenar un poco la cantidad?

    Un saludo, que me animo hoy a escribir por primera vez pero os leo desde hace tiempo.

Deja una respuesta