¿Ibuprofeno o Paracetamol? Conoce sus usos, riesgos y propiedades

Por 27 octubre, 2014 enero 9th, 2017 Consejos / Tratamientos

Son nuestros Robin y Batman, nuestros héroes de andar por casa contra el dolor. Todos hemos llevado algún comprimido suelto en el bolso o neceser “por si las moscas”. Y, aún teniéndolos muy a mano y siendo de la familia, no terminamos de conocer sus virtudes y defectos reales. La pregunta: “¿Qué me tomo, Paracetamol o Ibuprofeno?” es, sin duda, uno de los greatest hits en el mostrador de cualquier farmacia que se precie. Hoy, en Club Salud 24h solucionamos este gran enigma que a tantos nos confunde.

Lo primero que debes saber es que la elección de un medicamento u otro depende tanto del problema de salud que se quiera tratar, como del tipo de paciente y sus posibles problemas previos de salud.

Así, mientras Ibuprofeno y Paracetamol comparten propiedades analgésicas, el primero puede presumir de su acción antiinflamatoria, mientras que el segundo es mejor como antitérmico (es decir, cuando además de dolor hay fiebre). Por eso, el Ibuprofeno será mejor en patologías que cursen con inflamación (como artritis, faringitis…), mientras que con el Paracetamol solo tratamos el dolor.

Además, aunque ambas pastillas se consideran seguras y son fármacos habituales en la gran mayoría de los botiquines domésticos, hay que recordar que por sus mecanismos de acción no está exentos de riesgos, sobre todo en ciertos pacientes. Veamos en qué casos debemos ir con cuidado a la hora de suministrar estos medicamentos tan empleados:

Por ejemplo, el uso de Ibuprofeno se desaconseja en pacientes con úlcera gástrica, insuficiencia renal o hepática grave, pero también deberían tener precauciones quienes estén tomando antihipertensivos. Mientras que los principales riesgos del Paracetamol, sobre todo a altas dosis, se producen en el hígado, por lo que “su uso no sería recomendable en una insuficiencia hepática”.

Salvo las contraindicaciones mencionadas, se trata de dos medicamentos que pueden utilizarse con seguridad. Tanto en el uso de Paracetamol o Ibuprofeno, para el tratamiento de síntomas menores, se debe administrar siempre la dosis más baja que consiga el efecto deseado. Así, mientras la dosis habitual en España para el Ibuprofeno es de 600 mg (casi el 80% de las dispensaciones), conviene saber que en muchos casos con la dosis de 400 mg alcanzaríamos iguamente la eficacia y evitaríamos un mayor daño al estómago. En definitiva, si podemos apañarnos con Robin, dejemos tranquilo a Batman. ;)

Deja un comentario