Hipocondría, ¿sabes qué es y si tiene cura?

By 8 junio, 2015enero 9th, 2017Consejos / Tratamientos, Salud

Cuidarnos y preocuparnos por nuestra salud es comprensible; es más, se considera una conducta adecuada que ayuda a prevenir diversas enfermedades. Pero cuando esta preocupación es desorbitada y genera una angustia irracional ante la posibilidad de padecer alguna enfermedad, creyendo que se padece al detectar pequeños síntomas que, en realidad, no son más que sensaciones imprecisas, se considera que el paciente puede sufrir de hipocondría, la dolencia del enfermo imaginario.

Las personas que la padecen tienden a imbuirse en el rol del enfermo, centrando su vida, casi por completo, en la experiencia de estar enfermo. A veces, desatienden otras facetas de su vida como la pareja, las relaciones sociales, el trabajo, etc. promoviendo su obsesión por detectar la enfermedad que creen padecer. Con frecuencia, esta obcecación no es concreta, es decir, no creen padecer una sola enfermedad, sino que se centran en cualquier patología que concuerde con los síntomas que identifican o creen identificar.

El empeño puede ser tan persistente que llega a provocar problemas físicos reales como hipertensión, úlceras, psoriasis, asma bronquial o cefaleas tensionales, por mencionar algunas.

El origen de esta intensa preocupación, en rasgos generales, se asigna a: experiencias previas sensibilizantes (enfermedad de seres queridos, vivencias relacionadas con errores médicos, parientes hipocondríacos, etc.); sobreprotección de los padres y/o una educación basada en el miedo; creencias erróneas acerca de los síntomas de una enfermedad, además de una especial fijación hacia los aspectos negativos como indicador de salud; los incidentes externos de nivel crítico como la muerte de un familiar o la sospecha de una enfermedad extendida y los internos como el estado de ánimo pesimista.

Para poner solución a este problema, la revista QUO México proponía 6 tips para mantener a raya la hipocondría bastante acertados. No obstante, cada paciente requiere de un tratamiento distinto.

Mientras que la medicación no suele ser de utilidad, ni demuestra resultados eficaces, por contra, la terapia psicológica parece dar mejores resultados. El objetivo primordial de los tratamientos fijan como meta la pérdida del miedo a la muerte, motivo original de su aprensión a la enfermedad y mayor temor de un hipocondríaco.

Deja una respuesta