Hemodiálisis: dieta, cuidados y estilo de vida

By 16 noviembre, 2015enero 5th, 2017Consejos / Tratamientos

El riñón es el órgano del cuerpo que se encarga de filtrar los líquidos de nuestro cuerpo, eliminando todo aquello que nuestro organismo no necesita. Cuando este órgano sufre algún daño o deja de funcionar adecuadamente, deja a su vez de actuar como filtro trasladando a la sangre elementos que deberían ser expulsados a través de la orina. Cuando esto ocurre es necesario llevar a cabo un tratamiento de hemodiálisis que realice, de manera periódica, una limpieza que elimine los desechos que se acumulan en la sangre. Pero, además, es aconsejable que las personas sometidas a este procedimiento lleven una dieta y unos cuidados especiales que les permitan obtener mejores resultados y ganar en calidad de vida.

Lo más esencial es diseñar una dieta equilibrada, poniendo especial atención al potasio. Este mineral, vital para el funcionamiento del sistema nervioso y muscular, puede provocar importantes alteraciones cardíacas cuando se acumula en la sangre. Muchos de los alimentos que consumimos habitualmente contienen potasio, por lo que es muy importante extraerlo y eliminarlo antes de consumirlo; es decir, hay que ponerlos a remojo y hervirlos varias veces eliminando siempre el agua donde se queda el mineral.

También se debe tener un especial cuidado con el agua ya que, a causa de la disfuncionalidad del riñón, los líquidos del cuerpo se quedan acumulados en el organismo provocando un aumento de peso rápido, hinchazón de las extremidades y un aumento de la tensión arterial. Es por esto que es importante controlar el peso diariamente, medir la ingesta de líquidos diario y procurar ingerir alimentos con la menor cantidad de agua posible.

Además de esto, es importante minimizar los cambios en el estilo de vida que este tipo de tratamientos conlleva: hacer ejercicio físico moderado, suprimir el tabaco, descansar adecuadamente, continuar con la actividad laboral y social en la medida de lo posible y prestar atención a la higiene bucal, para evitar la halitosis asociada a esta enfermedad.

La aplicación de estos consejos hace que se consigan unos mejores resultados con la hemodiálisis y se mejore sustancialmente la calidad de vida del paciente; además de ayudar al cuerpo a estar preparado en caso de ser candidato a un trasplante.

Deja una respuesta