El peligro de las cabinas de rayos UVA y su correcto uso

By 22 mayo, 2015enero 9th, 2017Consejos / Tratamientos, Salud

¿Sabías que el cáncer de piel tiene un periodo de incubación de 20 años? Un periodo de tiempo largo que, en ocasiones, puede dificultar la tarea de determinar su origen exacto. Y es que, ¿cuál es el origen de este tipo de enfermedad? Existen muchos factores que pueden provocar su aparición (…), pero hoy en Club Salud nos centramos en uno de los que han resurgido durante los últimos años y que, en general, viene provocado por una obsesión por verse bellos: el uso de las cabinas de rayos ultravioleta.

Hace poco menos de año y medio, el British Medical Journal publicaba un estudio que afirmaba que, de los más de 63.940 casos de melanoma diagnosticados cada año en Europa, unos 3.440 (el 5,4%) estaban relacionados con el uso de las cabinas de rayos UVA. El informe advertía, también, del aumento de hasta el 20% en el riesgo de padecer cáncer de piel para quienes se exponían a los efectos de estos aparatos. Y, si realizaba este tratamiento antes de los 35 años, este riesgo se duplicaba.

En realidad, el problema de este tipo de aparatos no es tanto las deficiencias de su funcionamiento como la desinformación acerca del uso correcto, ya que muchas personas no saben que es necesario aplicarse fotoprotección, tan necesaria cuando te expones al intenso sol de verano, como cuando lo haces a los rayos ultravioletas de las cabinas.

Estos rayos son, al mismo tiempo, beneficiosos (influyen sobre nuestro estado de ánimo y favorecen la síntesis de la vitamina D) y perjudiciales (posibles quemaduras, envejecimiento prematuro de la piel, fomento del cáncer cutáneo). Por ello, es importante conocer bien las recomendaciones en torno a su buen uso.

Entre otras, destacamos:

Las consecuencias de acudir con regularidad resultan altamente nocivas para la salud.

– Los menores de 18 años y las mujeres embarazadas no deben hacer uso de las cabinas de rayos ultravioleta bajo ningún concepto; se debe comprobar que las cabinas emiten en una

– Determinada longitud de onda y por debajo de la potencia que establece la legislación que marca la OMS y la Academia Española de Dermatología y Venerología.

– Usar fotoprotección adecuada.

– Aunque la radiación solar es útil para el tratamiento de afecciones cutáneas, tales como la psoriasis, la dermatitis atópica, los linfomas cutáneos, y diversas fotodematosis, se recomienda que el tratamiento se aplique bajo un estricto control médico y con previa receta.

– El área genital y la cara deben protegerse especialmente frente a los rayos UVA.

– Aquellas personas que siguen algún tratamiento médico deberán consultar si los fármacos son fotosensibilizantes antes de exponerse a los rayos ultravioleta de las cabinas, ya que pueden sufrir una reacción cutánea fototóxica, con posible repercusión sistémica.

Deja una respuesta