Día Mundial del Alzheimer

By 21 septiembre, 2015enero 9th, 2017Actualidad

El Alzheimer, enfermedad acuñada en 1906 por el neurólogo alemán Alois Alzheimer, se manifiesta principalmente en personas de más de 65 años. Quienes lo padecen sufren cambios microscópicos en el cerebro y una pérdida progresiva de acetilcolina, una sustancia esencial para el desarrollo de capacidades como el aprendizaje, la memoria y el pensamiento. Todos los días, pero en especial hoy que se celebra el Día Mundial del Alzheimer, queremos rendir homenaje desde Club Salud a quienes conviven con esta enfermedad, afectados y familiares.

Según un informe de la Sociedad Española de Neurología, en el año 2014 hubieron 600.000 casos de Alzheimer en nuestro país, afectando del cinco al diez por ciento de la población mayor de 65 años; una cifra que se prevé irá en aumento a causa del envejecimiento progresivo de la población.

En los primeros estadios de la enfermedad no es fácil distinguir el mal de Alzheimer de la demencia senil propia de la edad, por lo que se debe prestar especial atención a determinados comportamientos. Las personas que desarrollan Alzheimer no sólo tienen pérdidas de memoria a corto plazo, sino que son incapaces de recordar datos personales como su cumpleaños o su profesión; pierden la capacidad de razonar y les puede resultar difícil comprender su propio lenguaje; son incapaces de controlar sus propios músculos para, por ejemplo, abotonarse la camisa; se encuentran desorientados constantemente y tienen cambios bruscos de carácter sin motivo aparente.

No se conoce ninguna cura para esta enfermedad, pero con un diagnóstico temprano se pueden administrar fármacos que retrasen la progresión de esta dolencia; un tratamiento que generalmente se combina con otros medicamentos que tratan diversos síntomas, como la depresión, estados de agitación o alteraciones del sueño.

Los expertos señalan una serie de medidas preventivas que pueden disminuir las probabilidades de padecer Alzheimer, como mantener un control de los factores de riesgo vascular, llevar un estilo de vida saludable y favorecer la actividad cognitiva con actividades como aprender idiomas, tocar un instrumento, leer, estudiar, o practicar juegos intelectuales como el ajedrez.

Esta enfermedad no solo afecta al que la sufre, sino que se trata de una patología muy dura para el resto de familiares y personas cercanas que conviven con ellos. Afortunadamente, existen asociaciones enfocadas a ayudar a los familiares a conocer mejor la enfermedad para poder llevar una vida más feliz junto a sus seres queridos con Alzheimer.

Deja una respuesta