Consejos para evitar los ojos irritados en verano

By 9 julio, 2014 enero 9th, 2017 Actualidad, Consejos / Tratamientos

Verano e irritación de ojos, habitualmente van de la mano. Las principales causas suelen ser el agua del mar o la piscina, la arena o el sol. Cuando tengamos sensación de sequedad, que dificulte la visión o produzca un ligero escozor, es recomendable alejarse de cualquier elemento que pueda estar provocándolo y dejar pasar media hora. Si pasado este tiempo no mejora, podría tratarse de una conjuntivitis u otro tipo de afección ocular.

No obstante, es preferible tomar nota para evitar que se llegue a esta situación, por eso en Club Salud vamos a darte algunos apuntes. Además de remediar el problema con productos farmacéuticos como colirios o infusiones como la manzanilla o la amapola, aplicadas mediante una gasa esterilizada, existen medidas preventivas.

La primera de ellas son las gafas de sol. Mucho ojo con las gafas no homologadas porque son peligrosas para la vista. Sus cristales (a veces, de plástico), de color negro o marrón translúcido, oscurecen el entorno provocando que la pupila se dilate y favoreciendo que los rayos ultravioleta incidan con mayor facilidad en el interior del globo ocular. Tanto para adulto como para niño, elige gafas de sol cuyos cristales tengan un filtro de entre 99 y 100% frente a los rayos UVA y UVB. Una de las mejores inversiones son unas buenas gafas, sin duda.

Por otro lado, las gafas también son muy útiles contra la sequedad del ambiente que aumenta en verano, especialmente en las zonas alejadas al mar y por el aire acondicionado. La sequedad provoca una mayor evaporación de la lágrima, hidratación natural del ojo, generando escozor, pesadez, el efecto ojo seco, irritación, etc. Las gafas evitarán o dificultarán la evaporación de la lágrima.

Otros factores de riesgo para tus ojos son las infecciones oculares, ya sean bacterianas o víricas, como la conjuntivitis o la queratoconjuntivitis. En estos caso, evita frotar los ojos para no empeorar la inflamación y las molestias y acude a tu farmacia más cercana donde, si se trata de un caso grave, te recomendarán acudir a un oftalmólogo. Si usas lentes de contacto -lentillas- quítatelas  cuando te metas en el agua, ya que pueden contaminarse y causar infecciones graves. Como sabes, ¡mejor prevenir que curar!

En caso de alergia, provocada por el descenso de las lluvias en esta época que incrementa el número de partículas en suspensión en el aire, es importante prevenir con medicamentos apropiados y recurrir a un especialista en cuanto se empiecen a notar los primeros síntomas. Para reducir las alergias, usa gafas de sol, instala un filtro especial para alérgicos en el aire acondicionado, reduce las actividades al aire libre hasta media mañana cuando hay mayor cantidad de polen, ¡y considera las gafas de natación como tu mejor aliado!

Deja una respuesta