Congestión nasal, ¿cómo combatirla?

By 10 enero, 2014enero 9th, 2017Consejos / Tratamientos, Salud

Todos tratamos de evitarla, todos nos despistamos pero, finalmente, ¡todos la terminamos sufriendo! La congestión nasal, durante el invierno, es el accesorio menos deseado y más lucido por todos. Fruto de un resfriado, de los bruscos cambios de temperatura u otros condicionantes, los mocos son, en realidad, un sistema de defensa de nuestro cuerpo.

Ahora bien, ¿qué podemos hacer nosotros para ayudar a nuestro cuerpo para evitar la acumulación de la mucosa en las vías respiratorias?

– Lo primero es expulsar el exceso de mucosa. ¿Cómo? Inspirándonos en la clásica frase de madre: “Ten siempre papel higiénico a mano”. Tenemos un exceso de mucosa que nos está generando obstrucción respiratoria. Directa al Kleenex. Y, así, expulsamos los gérmenes que la mucosa atrapa evitando que pasen al resto del cuerpo. ¡Ojo! Intenta usar pañuelos desechables que no irriten la piel, el papel higiénico está indicado para otra zona del cuerpo, no para la piel de la cara.

– Otro remedio casero son los baños calientes y el vapor de agua. El calor ayuda a diluir la mucosa permitiéndote respirar mejor y aliviando la congestión.

– En cuanto a la alimentación, los productos picantes como el ajo, la cebolla, el jengibre, el wasabi, el pimiento o el fenogreco debilitan el moco y afinan para facilitar la respiración.

– Por supuesto, los productos mentolados, en forma de ungüento, despejan los conductos durante un par de horas. Un poco de esta solución restregada justo debajo de las fosas nasales produce efectos milagrosos. No obstante, si tienes la piel irritada o reseca por culpa de los kleenex ¡no uses ungüentos mentolados! Con seguridad, agravarán la irritación, llegando a producir la sensación de abrasión.

– Por supuesto, no dudes confiar en los medicamentos que fácilmente obtendrás en la farmacia, la mayoría no necesitan receta médica y son fáciles de encontrar. Los más adecuados serán aquellos que ayuden a diluir la mucosa o que facilitan su expulsión.

– Por supuesto, evita los cambios de temperatura bruscos y aprovecha el calor local de los interiores. Evita, también, la piscina, especialmente, la de agua clorada que irritará las membranas mucosas.

– Es recomendable no tomar productos lácteos o chocolate, ya que favorecen la acumulación del moco. ¡Lo sentimos! Pero con la congestión nasal “los caprichitos de enfermo” tendrán que excluir las tabletas, bollos, chocolates a la taza, “tacitas de leche”, yogures y batidos del menú.

Importante también es beber mucho líquido. El agua y otras bebidas serán tus aliados para eliminar los excesos. Una buena idea sería tomar cualquier líquido caliente, notarás sus efectos casi al instante.

En cualquier caso, nuestro mejor consejo es: pregunta a tu farmacéutico, es la persona más indicada para analizar tu caso y determinar el tratamiento, aconsejarte posibles remedios u orientarte en cuanto al tipo de medicamento adecuado.

Deja una respuesta