Compartir las notas clínicas con los pacientes podría ser un buen remedio

By 3 octubre, 2012enero 9th, 2017Actualidad, Consejos / Tratamientos

Los pacientes a los que se les permitió leer las notas y apuntes de los profesionales médicos tras las consultas tendían a sentirse más involucrados e implicados en su propia atención, a comprender mejor sus problemas de salud y a cumplir mejor con su plan de tratamiento, según la una  investigación publicada en la revista Annals of Internal Medicine de este mes de octubre.

Para el estudio, 105 médicos de tres instituciones de Estados unidos invitaron a miles de pacientes a acceder a las notas del médico en línea usando portales seguros de internet. El programa  que duró un año se llamó OpenNotes.

“El estudio es muy importante por que ha mostrado que OpenNote no crea una carga significativa para los médicos y ayuda a los pacientes a comprender mejor el diagnóstico y los consejos del médico”, ha asegurado la directora ejecutiva del Consejo de los Derechos de los Pacientes, Rita Marker.

“Se sienten empoderados”, ha señalado Marker, que no participó en el estudio. Más del 85 por ciento de los casi 14,000 pacientes que tuvieron acceso a las notas las abrieron, y muchos accedieron a las notas con frecuencia, apuntaron los investigadores. Tras un año, los investigadores evaluaron las reacciones de los médicos , pacientes y sus efectos.”Distintos pacientes aprovechan cosas distintas al leer las notas”, señalaron los investigadores principales del estudio, la asociada principal de medicina de la Facultad de Medicina de la Universidad de Harvard la doctora Jan Walker, y el Dr. Tom Delbanco, profesor de medicina de la Harvard.

Algunos pacientes dijeron que ver las notas les llevó a realizar cambios que habían sido sugeridos durante años,  como perder peso, hacer deporte…. Muchos dijeron que abrir las notas les ayudó a sentir que tenían un mayor control de su atención. Los enfermos que estaban bajo receta de fármacos señalaron que las notas les ayudaron a tomarlos según las indicaciones.

Sin embargo, entre 1 y 8 % dijeron que las notas les causaron preocupación, confusión u ofensa. Más de una cuarta parte de los encuestados tenía inquietudes sobre la privacidad. Pero hasta el 42% compartieron las notas con otras personas, como sus cónyuges o familiares.

Algunos médicos se pensaron  que el proyecto consumiera demasiado tiempo, o resultara en consultas más largas. Pero no sucedió así, según los médicos analizados, es más cuando el proyecto concluyó y se dijo a los médicos que podían desactivar el acceso a las notas electrónicas, “ninguno lo hizo”. “Mientras tanto, casi todos los pacientes (el 99 por ciento) dijeron que deseaban seguir viendo las notas de los médicos”, señaló Walker. “Los pacientes dijeron cosas como que ver algo por escrito las hacía más reales”, dijo Walker.

Por ejemplo, ver el término “obesa” en su expediente hizo que una paciente se uniera a Weight Watchers, comenzara a hacer ejercicio y se prometiera perder peso. En un editorial que acompañó al estudio, Michael Meltsner, un paciente del estudio, dijo que nunca había pensado en la opción de ver las notas. Ahora, “me sería difícil ir a un proveedor de atención primaria que no compartiera sus notas”, aseguró.

Meltsner, profesor de la Facultad de Derecho de la Universidad de Northwestern, en Boston, recuerda el tratamiento que le dieron a su padre terminalmente enfermo, a quien se le dijo muy poco sobre su condición. “OpenNotes no solo iguala las condiciones, sino que hace que el paciente sea un coprotagonista de su tratamiento, prevención y cumplimiento de las indicaciones”, aseguró.

Revisar las notas de los médicos ayuda a los pacientes a sentirse como participantes activos, dice Meltsner. “La pasividad le quita a los pacientes una amplia variedad de medidas que ellos, y solo ellos, pueden tomar para mejorar su bienestar” concluyó.

FUENTES: Janice Walker, R.N., M.B.A., principal associate in medicine, Harvard Medical School, Boston; Michael Meltsner, J.D., Matthews Distinguished University Professor of Law, Northeastern University School of Law, Boston.; Rita Marker, J.D., executive director, Patients Rights Council, Steubenville, Ohio; Oct. 2, 2012, Annals of Internal Medicine

Deja una respuesta