Cómo tratar la hinchazón propia del embarazo

By 8 mayo, 2015enero 9th, 2017Consejos / Tratamientos

Llegó la primavera, florecieron las plantas, el aire se llenó de aromas y tu pequeño tesoro fue creciendo en el interior de tu vientre. Seguro que los primeros meses han sido maravilloso, y aunque habrás tenido tus altibajos, hacia el tercer y/o cuarto mes las molestias empiezan a ser un más que un menos, ¡y más evidentes! La sensación de peso, el dolor en las piernas, la distensión del abdomen son sólo algunos de los síntomas propios de la hinchazón durante el embarazo.

Hoy en Club Salud te ayudamos a entender el porqué de la hinchazón en las embarazadas y cómo prevenir, tratar y aliviar las molestias que causa.

Si la padeces, seguramente, notarás presión y aumento de volumen en las extremidades (manos, brazos, pies, tobillos, etc), las piernas y la cara. Muchas veces, los síntomas se manifestarán en una zona u otra dependiendo del origen. En este caso, las causas más comunes son: retención de líquidos; compresión de la región pélvica; el exceso de peso; el embarazo múltiple, debido precisamente al exceso de peso ganado, que altera la circulación sanguínea; y las elevadas temperaturas.

También es posible que se produzca por aumento del agua en sangre que circula, esto es, la sangre fluye desde el corazón hasta las extremidades y cuando vuelve (volviendo de la parte inferior del cuerpo a la superior) se encuentra con una mayor resistencia que hace que el agua de la sangre tienda a fluir por las paredes de las venas.

Por supuesto la mejor medida es la prevención. Así, las mujeres embarazadas que mantienen una alimentación equilibrada, hacen ejercicio, no fuman y controlan el aumento de peso, tendrán menos probabilidades de padecer una hinchazón. No obstante, algunos estudios han comprobado que, en ciertos casos, como los de las mujeres que quedan encintas por métodos artificiales o de laboratorio, tienen más probabilidades de hincharse a causa de los niveles, casi diez veces superiores, de progesterona y estradiol.

Por el contrario, si ya se sufre de extremidades y partes del cuerpo hinchadas, es conveniente seguir algunos consejos que pueden aliviar a la paciente: cambiar la alimentación; evitar el sedentarismo; promover la actividad física diaria, aunque procurando que sea de impacto leve o moderado; mantener las piernas en alto, siempre que se pueda, y controlar el hábito de cruzar las piernas, ya que obstaculiza la circulación; no permanecer en lugares con altas temperaturas, evitando el acaloramiento; e incluso realizarse un drenaje linfático.

Con estas claves, la futura mamá podrá disfrutar mucho más de sus meses intermedios y apreciar esa faceta entrañable y tierna que ofrece el embarazo. ¡Confía en la orientación de nuestros expertos y sigue sus consejos de salud!

Deja una respuesta