Cómo realizarse una correcta autoexploración de las mamas

By 31 enero, 2014enero 9th, 2017Consejos / Tratamientos

Todas las mujeres sabemos que debemos hacerlo, pero ¿lo hacemos? Quizás es que, sencillamente, no conocemos el procedimiento adecuado para explorar nuestras mamas y, así, saber cómo se comportan. Sentir dolor en el pecho, encontrar algún bulto o presentar secreción o rojeces en el pezón son algunos signos a los que debemos prestar atención.

No todos ellos implican, necesariamente, que padezcamos de cáncer de mama o presentemos un tumor mamario. Pero debemos estar alerta, especialmente a partir de cierta edad, y ante cualquiera de estos cambios siempre es recomendable acudir a tu ginecólogo.

Pero antes de requerir la ayuda de un especialista, ¡ayúdate tú misma! Aprende a identificar posibles anomalías de las mamas. ¿Cómo? En Club Salud 24h te enseñamos los cinco pasos para realizar una autoexploración:

como-realizarse-una-correcta-autoexploracion-de-las-mamas

  1. Colócate frente al espejo. Ahora apoya las manos en la cintura con los codos apuntando a los exteriores y comprueba la similitud de ambos pechos o si presentan algún cambio.
  2. Coloca la mano izquierda en la nuca. Los codos deben apuntar hacia el exterior, no hacia el frente. A continuación, pon tu mano derecha totalmente plana encima del pecho izquierdo. Después realiza la misma acción con la mano derecha sobre la nuca y apoyando la izquierda en el otro pecho derecho. Comprueba que no existen bultos y/o que no sientes dolor al hacerlo.
  3. Desplaza la palma de tu mano, empezando por apoyar las yemas, desde la periferia (el lateral exterior) de la mama y pasando por toda la superficie hasta llegar al pezón. Realiza este ejercicio en el sentido de las agujas del reloj.
  4. Pinza suavemente, es decir coge con dos dedos, el pezón. Aprieta ligeramente de forma que compruebes si sale algún tipo de líquido. Repite la misma acción con el pezón de la otra mama.
  5. También debes explorar la axila. Presiona suavemente y ves palpando la zona hasta asegurarte que no encontrar ningún bulto.

Intenta realizar este examen con frecuencia, más vale prevenir que curar. Y no olvides pedirle a tu ginecólogo, durante la visita anual, que la realice. Si necesitas más información, tanto en la farmacia como en las consultas médicas podrán orientarte en base a lo que más te interese. Déjate cuidar, pero sobre todo ¡cuídate!

examen_mama

Deja una respuesta