Cómo cuidar la piel de tus manos contra el frío

Por 16 diciembre, 2013 enero 9th, 2017 Consejos / Tratamientos

Si hace poco os hablábamos de los pies como los grandes olvidados durante el invierno, hoy os hablamos de las manos como una de las zonas de nuestro cuerpo que más sufre las inclemencias de esta época del año. Los días de frío y la humedad provocan que la piel de nuestras manos se reseque más de lo normal y, en algunos casos incluso, puedan llegar a aparecer dolencias debido a que los vasos sanguíneos se contraen.

¿Y cómo lograr que nuestras manos se mantengan bien hidratadas y no nos aparezcan, por ejemplo, los molestos sabañones? Lo primero que debemos saber es que el cuidado que apliquemos sobre ellas dependerá, sobre todo, de nuestro tipo de piel, nuestra edad y las necesidades de cada persona, según sus hábitos, su trabajo, etc.

Lo segundo, coge papel y boli para anotar estos pequeños tips que te damos en nuestro Club Saludable. ¡Y aplícalos cada día; recuerda que la constancia es la clave del éxito, y si hablamos de aplicar un tratamiento para que nuestras manos luzcan perfectas, también! ¿Vamos con los consejos?

1. Hidrata. No hay nada como llevar una buena crema de manos siempre en nuestro bolso, en la mesa de la oficina o en la mesita de noche. Y es que la hidratación es fundamental para combatir el principal efecto del frío: la sequedad. Un paso fundamental es escoger una crema o loción hidratante de calidad, y en nuestras farmacias contamos con una amplia gama de primeras marcas como son Ureadin, Neutrógena, y una que nos encanta, Roger et Gallet.

2. Exfolia. Es habitual que, por culpa de la sequedad, nuestras manos se cuarteen y aparezcan pieles muertas que dan un mal aspecto a nuestras manos. Para evitarlo, la clave está en que apliques un buen gel exfoliante que ayude a eliminar esas impurezas y, a continuación, date un buen masaje con la crema hidratante. Si este paso lo realizas al menos una vez a la semana y justo antes de irte a dormir, tus manos lucirán perfectas al despertarte.

3. Uñas. No nos olvidemos de ellas, porque también sufren con las bajas temperaturas. Las uñas se reblandecen mucho con el frío, por lo que la mayoría de mujeres solemos pintarlas mucho más a menudo. Aunque esto ayuda a que se fortalezcan, es bueno que de vez en cuando nuestras uñas descansen sin ningún tipo de producto sobre ellas.

4. Abrígalas. Si tienes tendencia a tener problemas en tus manos, ¡no salgas nunca de casa sin unos buenos guantes! Te ayudarán a proteger tu piel del aire frío y de mantenerlas a una temperatura más adecuada. Si has aplicado crema antes, los guantes potenciarán su efecto hidratante. ¡Doble protección!

¡Y un último consejo! A la hora de aplicarnos la crema de manos, es importante hacerlo con un suave masaje para que el producto penetre bien en nuestra piel. Y sin pasarnos, porque el exceso de producto no hace más que ensuciar todo aquello que tocamos, por lo que la clave está en aplicar la cantidad justa que necesites en cada momento; tu piel te lo pedirá.

Fuentes 1 2

Un comentario

  • Maria dice:

    Me encanta cuidarme las manos echándome cremas me gusta tener unas manos suaves e intentar que los sabañones en invierno desaparezcan y a parte de desaparecer, que dejen de picar ajajaj gracias a que siempre llevo una crema Neutrogena de manos en el bolso he mejorado esto, los sabañones no aparecen con tanta frecuencia, estoy super contenta!!!
    Un saludo

Deja un comentario