¿Adónde va el peso que perdemos?

By 22 diciembre, 2014 enero 5th, 2017 Ejercicio y deporte, Nutrición y dietética

Ahora que se acercan las Navidades, son muchos los que se ponen a dieta y se apuntan al gimnasio para no ganar esos kilos de más ligados a las comilonas propias de estas fiestas; hoy en nuestro Club Saludable, te planteamos una cuestión que, aunque parezca obvia, suele llevar a equívocos: ¿qué pasa con los kilos que nos quitamos de encima? ¿Simplemente se esfuman?

Mucha gente cree que la grasa perdida pasa a convertirse en músculo o incluso en energía, pero lo cierto es que este mito altamente extendido viola la ley de conservación de la materia, según los autores de un estudio publicado hoy en el British Medical Journal.

Se trata de una cuestión sobre la que hay bastante desconocimiento, incluso entre los propios profesionales. En general, los autores vieron que había importantes lagunas sobre el proceso metabólico de pérdida de peso entre los dietistas, entrenadores personales y médicos.

Para despejar las dudas, Meerman y Andrew J. Brown han publicado este análisis en el que explican cómo los seres humanos pierden grasa. La conclusión a la que han llegado es que los pulmones son el órgano clave en todo el proceso, ya que la mayoría de nuestra masa es expulsada al exterior en forma de dióxodo de carbono.

Por poner un ejemplo: en posición de descanso, una persona que pese 70 kilos y siga una dieta variada expulsa unos 0.74 kilos de CO2 en ocho horas, lo que supone que el cuerpo pierde 203 gr de carbono en este tiempo. De alguna forma, esto significaría que perdemos unos 200 gr “sin hacer nada”, aunque esto no es del todo cierto, ya que, tal y como Meerman recuerda, nuestro cuerpo nunca descansa. Incluso cuando estamos dormidos sigue trabajando: genera nuevas células, nos crece el pelo, o simplemente genera calor para mantener la temperatura corporal.

¿Significaría esto que el truco para adelgazar está sencillamente en respirar? Desgraciadamente, no. Los autores previenen a la población de intentar perder peso simplemente intentando respirar más, porque esto llevaría a la hiperventilación, lo que puede desembocar en mareos, palpitaciones y pérdidas de consciencia.

Desde Club Salud 24 h, sin embargo, seguimos convencidos de que comer de forma equilibrada y hacer ejercicio moderado de manera habitual serán siempre tus mejores aliados para cuidar la línea y, sobre todo, para llevar un estilo de vida saludable. Y así lo aseguran los expertos: cuando hacemos ejercicio, nuestra tasa metabólica se incrementa, lo que significa que nuestro organismo necesita más oxígeno y, por tanto, produce más dióxido de carbono.

Los investigadores concluyen que el 84% de la grasa es exhalada en forma de dióxido de carbono, lo que convierte a los pulmones en el órgano excretor principal en la pérdida de peso.

Fuente

Deja una respuesta