Por qué seguir la dieta mediterránea

Su carta de presentación es tan apetecible como saludable: rica en frutas, verduras y granos integrales, baja en carne roja y basada en grasas no saturadas, como el aceite de oliva. ¿Te suena? Si tu rutina alimentaria se compone de estos productos, ¡enhorabuena porque estás en el camino ideal para lograr un estilo de vida saludable! Hablamos de la dieta mediterranea, para muchos, la reina de todas las dietas. ¿Por qué?

La dieta mediterránea es una dieta que aporta múltiples beneficios para tu organismo; Para empezar, te diremos que es buena para el corazón y la salud en general, que incluye recetas muy fáciles de preparar y una variedad de texturas, sabores y colores que harán las delicias de toda la familia, niños y mayores.

Y son muchas las veces que lo hemos dicho y escuchado: ¡Como en nuestra tierra no se come en ningún sitio! Y así lo avala un estudio realizado por el Instituto Catalán de Oncología, que concluye que seguir una dieta mediterránea puede llegar a reducir hasta un 30% el riesgo de muerte. Cada ingrediente ofrece singulares beneficios que previenen muchas enfermedades y evita otras carencias.

Sin embargo, las prisas del día a día, el estrés por el trabajo y la necesidad de tener que comer rápido y a deshoras, así como la dificultad de incorporar las frutas y verduras a tu dieta habitual, se han convertido en las excusas perfectas para quienes no llevan una buena rutina alimentaria. ¡Pero es muy fácil si te lo propones!

En Club Salud 24h te animamos a que empieces a cambiar tu plan de alimentación; Sólo debes concienciarte de que gran parte de tu bienestar depende, junto con el ejercicio físico, de tu lista de la compra. ¡Si todavía no te has convencido, atento a estas 5 poderosas razones para que empieces a incorporarla desde ya! 

1. Es buena para el corazón. Procura descartar de tu dieta los alimentos congelados y precocinados. El aceite de oliva y las nueces bajan el colesterol; las frutas, las verduras y los granos integrales ayudan a conservar las arterias limpias; el pescado ayuda a bajar los triglicéridos y los ácidos grasos omega 3 disminuyen los triglicéridos y ayudan a la salud del corazón.

2. Tu mente se mantiene en mejores condiciones. Lo que protege tu corazón, protege a tu mente también. Unas investigaciones realizadas en la Universidad de Exeter sugieren que la dieta mediterránea podría proteger al cerebro del envejecimiento y reducir el riesgo de las enfermedades relacionadas con la edad, como la demencia precoz.

3. No tienes que contar calorías constantemente. No tienes más que cambiar los alimentos “malos” por los “buenos”. Por ejemplo, poca carne roja y muchos pescados; frutas en lugar de postres dulces; grasas no saturadas como el aceite de oliva, en vez de mantequilla.

4. Favorece la producción de saciedad, sobre todo, porque distiende el estómago al ocupar volumen y retrasa el vaciado gástrico, por lo que mantiene más tiempo ocupado al aparato digestivo evitando que la sensación de hambre reaparezca rápidamente. Así, la fibra es de gran ayuda para perder peso.

5. Y el vino en moderación. En los países de la región, se suele beber vino con las comidas, sobre todo tinto. ¿Qué te beneficia? Te relaja y puede ayudar a combatir las enfermedades cardiovasculares, siempre que se limite a una copa al día para las mujeres y dos para los hombres.

En Club Salud 24 h contamos con un equipo de nutricionistas que te ayudarán a cambiar tu plan de alimentación y te darán las claves para que la dieta mediterránea forme parte de tu cesta de la compra. Si necesitas mejorar tus hábitos de comida, perder o ganar peso, mejorar tu rendimiento deportivo, etc. en nuestra Clínica Club Salud 24 horas, te ayudaremos a lograrlo con métodos pautados y un seguimiento totalmente personalizado. 

Y tú, ¿conoces algún beneficio más de la dieta mediterránea? ¡Cuéntanoslo!

Leave a Reply