Educación sexual: cuando llega la menstruación

Por 15 julio, 2015Actualidad, Salud

Todos conocemos, a grandes rasgos, la definición de la menstruación: la pérdida de sangre que se genera cada mes y que anuncia la posibilidad de la niña, ahora mujer, de quedarse embarazada. En las farmacias de Club Salud llevamos años recibiendo a niñas que han experimentado este nuevo ciclo, y hemos advertido diversas reacciones iniciales, desde el miedo hasta la incomodidad o el ansia. Hoy vamos a dar las claves para actuar de la forma debida.

Lo primero que se debe saber es que la primera regla, conocida como menarquía, se debe vivir con absoluta naturalidad y de forma positiva, ya que es un indicativo de que nuestra hija se está desarrollando con normalidad. Al ser algo nuevo, la niña puede asustarse, por lo que deberemos ser su apoyo y guiarla en esta nueva etapa proporcionándole toda la información que necesite para aceptarlo con normalidad.

La menarquía se dará, por lo general, entre los 10 y 14 años, con una duración de entre 3 y 7 días, y en adelante se repetirá cada 28 días, aunque es posible que los primeros periodos se den cada 21 o cada 35 días, algo que no debe alarmar, porque hasta que se estabiliza se considera completamente normal. Los dos primeros años, de hecho, es habitual que se presente de manera irregular.

Es recomendable que, en la orientación, participen ambos, padre y madre, aunque sea la madre la que pueda facilitar un ejemplo, transmitiendo su experiencia con la primera aparición del periodo menstrual. No obstante, el padre puede contribuir felicitándola por su primer paso en su desarrollo como mujer, y evitando actitudes de autoexilio que pueden transmitir sensaciones negativas o de rechazo. También se puede ayudar con la educación de la menor, proporcionando consejos de comportamiento o higiene durante los días de regla.

Por otro lado, aunque nos parezca evidente, el uso de tampones o compresas le es del todo desconocido, y necesitará de nuestra ayuda para aprender a colocarlo y retirarlo. De todos modos, estos productos siempre vienen con instrucciones de uso, y son de fácil adquisición en farmacias y supermercados. Y, asimismo, debe adoptar nuevos hábitos, como el de llevar al día un calendario con los que contabilizar los días entre periodo y periodo, el cual será muy útil para llevar un seguimiento sobre la estabilidad de su menstruación e identificar posibles indicios de irregularidades, como los ovarios poliquísticos.

Por último, y muy importante también, es iniciarla en la visita anual al ginecólogo, quien seguramente podrá responder con mayor eficiencia, y sobre todo experiencia, a las dudas e inseguridades que pueda tener nuestra pequeña, no tan pequeña ya.

Deja una respuesta